Nacidos para Gobernar

Esta declaración que hace Jesucristo no es religiosa sino una que se usa frecuentemente, aun en los reinados de la actualidad, a nivel político, y diplomático, en los gobiernos. Esa declaración siempre ha sido usada para designar a un oficial representativo del gobierno en otras naciones como lo es la posición de un embajador. Esta no es una designación religiosa pero si una gubernamental. Lo primero que se le asigna a un embajador es un territorio, una nación, a donde pueda representar a su país, porque sin territorio no es embajador. De la misma manera si no tenemos un territorio no somos reyes porque no tenemos nada sobre lo cual podamos ejercer nuestra autoridad de gobierno.