Entrar en un nuevo y mejor nivel de vida es como comprar un par de zapatos de cuero. Son costosos y debes pagar un precio alto.

año nuevo, blog King of lifeCuando los ves en el almacén los deseas y sueñas con ellos porque te hacen lucir mejor y más elegante, y aunque son muy bonitos y te lucen muy bien, los primeros días son dolorosos al momento de usarlos, hasta que luego se amoldan a tus pies.
De igual manera, cuando entras en un nuevo y mejor nivel de vida, por mucho que lo hayas deseado, y por mucho que te hayas esforzado para entrar en ella, al principio produce dolor, incomodidad y sufrimiento, pero que al final se ve reflejado en la satisfacción y la realización personal.

Esto se debe a que entrar en una nueva dimensión implica salir de tu zona de confort para entrar en una zona desconocida. A pesar de la disconformidad que genera la zona de confort, usualmente las personas la toleran y se sienten cómodos en ella, pero el entrar en una nueva dimensión requiere de moverse de ese estado de reposo e insatisfacción, para entrar en un estado de grandeza, el cual exige ensanchamiento y desarrollo.

A pesar del dolor que causa, estar en una nueva dimensión te hace sentir mejor, te duele, pero te sientes mejor, es duro, pero te hace lucir mejor, es difícil, pero te da mayor posición y estatus.

Avanzar hacia nuevos y mejores niveles de vida en el Reino de Dios es duro, pero es necesario para el crecimiento y el desarrollo del propósito de Dios en tu vida. La buena noticia es que este proceso de adaptación se limita a tu capacidad de amoldarte al nuevo estilo de vida producto del nuevo nivel de vida alcanzado.

Mientras más rápido asimiles los principios y los hábitos inherentes a la nueva dimensión, más rápido pasará el dolor y más rápido comenzarás a disfrutar de los beneficios de los nuevos niveles de vida.

Anhela siempre una nueva y mejor dimensión de vida porque Cristo ya pago el precio, soporta el dolor y disfrutarás de la grandeza que Dios tiene preparada para ti!