“Pues no me avergüenzo de la buena noticia a cerca de Cristo, Porque es poder de Dios en acción, para salvar a todos los que creen, A los judíos primero y también a los gentiles”. Romanos 1: 16 NTV.

El 22 de enero de 2017 fue un día muy especial, porque Dios siempre manifiesta su poder de manera que los que tienen dudas en su corazón sobre El sean disipadas y reciban lo que tanto han esperado, un milagro.

Nos encontrábamos reunidos en casa de mi madre para empezar nuestro grupo de reino en el cual estamos compartiendo Generación de Reyes 1 que constituye la primera fase del sistema de empoderamiento de Rey de Vida como parte de nuestra formación integral como reyes; la llave de Reino que compartíamos trataba sobre los decretos del Rey, hubo mucha expectación y una dinámica bastante participativa por parte de mi madre y mi abuela, quienes se sentían felices por recibir cada llave pues nunca habían conocido al señor de esta manera, nuestro Dios como Rey alejados de toda religión.

Poder Senador del Reino, blog kingoflife.orgAl finalizar la llave del reino, el Señor me inquieto con el impulso de orar por mi abuela, y es que ella en su niñez sufrió de poliomielitis lo cual paralizo su pierna izquierda, sin embargo, ella vivió una vida normal, saltaba, corría, jugaba y se divertía, incluso cuando se hizo adulta se desempeñaba como maestra y le gustaba jugar con sus estudiantes de primaria, pero nadie le advirtió que debía cuidar sus piernas y que esas actividades podrían afectar su movilidad con el tiempo. Hasta este día acercándose a los 79 años mi abuela usaba caminador para movilizarse y su pierna derecha tiene una prótesis en la rodilla porque se le salía la rótula y en la izquierda una cirugía de corrección pues se le estaba torciendo. Además tenía una pierna más corta que la otra.

En fin, comencé por preguntarle a mi abuela que si le gustaría que al menos estuvieran sus piernas niveladas y no tuviera que usar un tacón en los zapatos de la pierna izquierda y así tener ambas piernas al mismo nivel, – le pregunte, ¿crees que eso mejoraría tu calidad de vida? Fue un momento muy gracioso porque ella me decía – si me quitan la prótesis yo estaría mejor, mientras yo insistía en la pierna izquierda no en la derecha, al final, lo entendió y me contesto – sí, sí quiero tener mis piernas niveladas y mejorar mi calidad de vida. Allí dirigido por Dios comencé a orar tomando sus piernas en mis manos y empezó a suceder, el milagro llego a la vida de mi abuela, las piernas de mi abuela crecieron y se nivelaron, mi madre sollozaba de alegría viendo lo que el poder de Dios puede hacer.

Mi abuela dio un salto de fe y comenzó a caminar con ayuda de su caminador, pero de manera erguida y contenta dispuesta a quitarle los tacones a los zapatos y vivir una vejez plena, luego nos dijo – los dejo, me voy a mi cuarto a orar a Dios.

Así se manifestó el poder de Dios en nuestras vidas por medio de la predicación de su evangelio del Reino y sobre todo con una identidad clara de quienes somos en el Reino, portadores de buenas nuevas.