Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Juan 2.1-5.

En los tiempos en que Jesucristo vivió, en el territorio donde se desarrolló su vida, el vino era una parte fundamental de la vida cotidiana. Debido a la escasez de agua, el vino era altamente apreciado y utilizado.

Transforma el agua en vino, blog Kingoflife.orgEn algún momento de la boda comenzó a faltar el vino. Tal vez llegaron más invitados de los previstos, o los novios habían calculado mal, o no tenían suficientes recursos económicos, realmente no lo sabemos. En cualquier caso, este era un problema grave debido al contexto cultural de la época. María también estaba en aquella boda, y aunque no se nos dice nada acerca de su relación con los novios, sin embargo, observamos que se movía con bastante libertad, como si fuera alguien cercano a la familia.

María deseaba que no se estropeara la boda de estos jóvenes. María deseaba que esta situación de escasez y vergüenza potencial fuera transformada y por eso acude a Jesús sabiendo que él podía solucionar aquel problema. Es probable por lo tanto, que María estuviera pidiendo a su hijo que hiciera un milagro y comenzase a manifestarse públicamente. Jesús interviene transformando el agua en vino. Con la intervención sobrenatural del Señor la atmosfera de la boda cambio a algo de excelencia, a algo de otro nivel. Lo sobrenatural es para pasar a otro nivel en la vida.

Sorprendido por la calidad del vino nuevo e ignorando su origen (Juan 2.8-10) el maestresala se dirige al novio para alagarlo por su decisión de dejar el mejor vino para el final, pero no lo relaciona con la presencia de Jesús; piensa que procede de la bodega del esposo y no entiende por qué no lo ha sacado antes.

Jesús no suplió una necesidad básica al hacer ese milagro en la fiesta, pero proveer vino para este banquete de boda, sirvió para evitar mucha tristeza y humillación a aquellos novios y a su familia. Era algo más relacionado con el significado del milagro que el de cubrir una necesidad.

El agua es un elemento de uso común en los hogares el cual fue transformado en esta boda en un excelente vino, un elemento de lujo. Transformación consiste en crear una nueva realidad, algo totalmente diferente a lo que hemos vivido anteriormente.

Tiene que haber un profundo sentir de urgencia, de que nuestra agua sea transformada para servir a Dios en otras capacidades. Eso implica la disposición para asumir responsabilidades mayores. De ser empoderados por el Señor para que nuestra vida sea utilizada no en lo mismo de siempre, sino en nuevas asignaciones. Es pasar de lo común a lo extraordinario. Eso es reinar para Dios.